Abrillantado

El abrillantado, consiste en recobrar el brillo perdido del suelo. Para ello se utilizan abrillantadores o cristalizadores que evitan la penetración de manchas y devuelven al suelo el resplandor del primer día.

Para el abrillantado se utilizan discos confeccionados con lana de acero junto con una emulsión ácida, la cual en contacto con el suelo y por el efecto de la rotación y el calentamiento, pule la piedra rebajándola milésimas, obteniendo una superficie plana y brillante.

No es muy agresivo y no se lleva las rayas del pavimento.

× ¡Contáctanos!